El envejecimiento de la población: el gran reto del sistema sanitario.

Las últimas estadísticas lo confirman y es que la crisis demográfica se agrava cada año. El envejecimiento de la población es imparable y en Galicia, los habitantes de más de 65 años superan en un 34% a los menores de 18 años.Si entramos en detalle, en la mitad de las comarcas gallegas, más del 30% de su población está en edad avanzada y 1 de cada 4 personas en la comunidad está jubilada.

Este envejecimiento poblacional supone un problema social, pero además un reto para el sistema sanitario de nuestra región. Los factores que han provocado esta evolución demográfica son varios y fácilmente visibles e identificables en nuestro entorno:

1. Mayor esperanza de vida y disminución de la mortalidad.
Las mejores condiciones de vida, los avances en la sanidad tanto en la detección de enfermedades como en los tratamientos utilizados y el despegue de la tecnología médica, han provocado un incremento notable de la esperanza de vida.

2. Bajada de la natalidad.
A partir de la década de los 70, se aprecia un descenso paulatino de la natalidad en España. La incorporación de la mujer al mercado laboral, mayor formación de la población y otros factores socioculturales han sido elementos clave en este punto.

3. Reducción de flujos migratorios.
La inmigración de la población joven se ha parado en la última década. Además coincide con un retorno de población emigrada, que vuelve a su lugar de origen tras la jubilación. Por lo tanto, el rejuvenecimiento de la población que se solía producir con lo flujos migracionales, se ha estancado, agravando todavía más el problema.

¿Qué implica para el sistema sanitario un alto índice de pacientes en edad avanzada?

La implementación de medidas que garanticen la calidad de la atención a las personas mayores es, en la actualidad uno de los objetivos prioritarios de Sistema Nacional de Salud. El grupo de la población de más edad requiere una mayor atención asistencial, que además del componente de salud, comporta un alto porcentaje de soporte social; por todo ello el sistema sanitario se ve altamente afectado cuando tiene que dar servicio a una población envejecida.

De forma resumida, podríamos destacar los siguientes condicionantes:

  1. Los pacientes ingresan con más frecuencia, lo que conlleva una mayor ocupación hospitalaria.
  2. Se produce un incremento de las enfermedades crónicas.
  3. Son pacientes que van perdiendo autonomía y ven menguadas sus capacidades funcionales.
  4. Las personas a cargo de estos pacientes están en riesgo de padecer sobrecarga de trabajo y alto estrés.

Desde el sistema sanitario gallego queremos trabajar para ofrecer soluciones ante los problemas que plantea una sociedad envejecida:

  • Desde un punto de vista asistencial, es necesario investigar en nuevos tratamientos, terapias y procesos de rehabilitación para pacientes con enfermedades crónicas, que no entren en conflicto con otras enfermedades o características propias de los pacientes de edad avanzada.
  • Además, necesitamos trabajar en la prevención de enfermedades crónicas y potenciar estilos de vida saludables.
  • Necesitamos cuidar a nuestros profesionales, ofreciéndoles la formación, las herramientas y el apoyo necesarios para trabajar con pacientes de edad avanzada.

Desde ACIS queremos contribuir a reforzar y mejorar el modelo asistencial, para ofrecer un cuidado de máxima calidad a una población de edad avanzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *